¡Ay la betaespera! Esos días desde que te hacen la punción hasta que te dan los resultados y sabes si finalmente ese embrioncito se ha enganchado fuerte a ti. Si pensabas que lo peor ya lo habías pasado… estabas equivocada. ¡Agárrate que llegan curvas!. Y es que la montaña rusa no ha terminado. La betaespera son unos días intensos, de pensar mucho, de ansiedad, de tener ganas de que llegue pronto el día de la analítica. Si tuviera que darte sólo un consejo sería: DESCONECTAR (o al menos intentarlo).

Tras la transferencia, en general, salvo que tu doctor/a te diga lo contrario, hay que hacer vida normal. Como anécdota te contaré que en la transferencia donde mi embrioncito se quedó conmigo fue en la que salí de la clínica y no me tumbé ni un minuto. Me fui a casa de mis amigas, fui a ver a mi abuela y no paré en toda la tarde. Mi Celia tiene una energía tremenda y le encanta quedar con amigos y con la familia. Yo creo que le gustaron los planes que yo llevaba ese día y dijo: yo me quedo aquí!.

Bromas a parte, parece que el reposo relativo no influye en que te quedes embarazada (salvo, como ya te he dicho, que te lo indique tu médico por alguna razón). Más bien el reposo hace que puedas pensar de más y aumentar tu ansiedad. Recuerda que somos seres sociales y nuestro cerebro agradece que hablemos con gente y salgamos a la calle. Lo sé, mala época tenemos ahora con el Covid dichoso, pero habrá que amoldarse, tomar precauciones y hacer lo que se pueda.

¿Cómo afrontar la betaespera?

10 Consejos prácticos para afrontar la betaespera

  1. Sal a pasear todo lo que puedas. Si es acompañada mucho mejor.  Ya sabemos que andar es bueno. Es una actividad suave que nos genera serotonina y nos pone más felices. Además, si vamos acompañadas y mantenemos conversaciones hace que nos mantengamos distraídas. 
  2. Ponte música alegre. La música genera serotonina también. Ni se te ocurra ponerte canciones tristes. Hazte una lista de canciones que te levantan el ánimo en Spotify, en Amazon Music, en Youtube o donde te venga mejor. Son esas canciones que al escucharlas se te mueve el cuerpo solo. Las reconocerás por eso. 
  3. Habla con gente. Somos seres sociales y eso nos distrae,  nos gusta y nos pone alegres. Pero ponte un horario para hablar de infertilidad, la betaespera, y todo lo relacionado con esto siempre que sea negativo. Quiero decir: conversaciones del tipo: «no va a salir bien, esto es una caca, seguro que no me quedo…» no digo que no haya que tenerlas. De hecho hay que expresar los sentimientos. Pero también es verdad que puede ser una situación que se nos descontrole fácilmente y terminemos hablando todo el día de lo mismo. Y recuerda que lo principal es desconectar. Entonces elige a una o varias personas (puede ser tu pareja, tu madre, amigas…) para poder hablar de este tema y establece un horario por ejemplo de 18:00h a 19:00h es la hora de hablar de esto. Y el resto hablamos de otras cosas. 
  4. Evita entrar en el bucle «hacerse Test de Embarazo sin parar». No te beneficia, te lo digo. Puedes entrar en una espirar de ansiedad fácilmente. Mejor que te esperes al día de la beta. Si tienes test de embarazo en casa, mételos en un cajón con llave y tírala. Bueeeno, mejor que le digas a alguien que la esconda y así en caso de quedarte embarazada siempre puedes donarlos y en caso de que no (ojalá que esto no pase) podrás utilizarlos en otra ocasión. 
  5. Desconecta de las redes sociales. Puede que hayan sido tu apoyo todo este tiempo, sobre todo si perteneces a la #infertilpandy. Pero en estos momentos puede ser un arma de doble filo. Leer o escuchar historias bonitas y con final feliz te ayudará a estar contenta y esperanzada, pero ¿y qué pasa cuando lees historias tristes y que han acabado mal? que te empapas de esas emociones y caen tu ánimo y tu esperanza y eso no te beneficia. 
  6. Cultiva tus aficiones. ¿Qué te gusta hacer? Pinta, cose, cocina, lee, ve la tele, haz manualidades, haz fotografía….lo que más te guste es hora de potenciarlo y dedicarse a ello. Ya sabes, la serotonina.
  7. Que Netflix eche humo. Netflix, HBO o cualquier plataforma que utilices. Pero nada de ponerte pelis tristes con las que lloras sin parar. Ni hablar. Tienes que ver series y pelis de las que te partes de risa. De esas que te dejan un humor súper bueno que inunda todo tu cuerpo. 
  8. Haz relajación/meditación/yoga. En Youtube hay multitud de sesiones de relajación que puedes hacer. Busca la que más encaje contigo y hazla todos los días. O ve variando, como prefieras. Empezar el día así te ayudara. También hacerlo justo antes de irte a la cama. 
  9. Mímate. Tú eres la primera. Siempre debe ser así, pero ahora más que nunca. Date un masaje, píntate las uñas, hazte una limpieza de cara casera, hazte de comer alguna comida que te encante, hazte todo lo que te haga sentir bien. Funciona hacer una lista de este tipo de cosas, cosas que te encanten, en un momento de inspiración y tenerla ahí guardada. Porque cuando estamos más de bajón siempre podemos recurrir a ella, ya que en esos momentos no nos vendrá nada a la cabeza. 
  10. Haz cosas con tu pareja (en caso de tenerla). Es momento de ver pelis juntos, cocinar y comer/cenar juntos, pasear o hacer cosas que os gusten. Tal vez tras este paso por la infertilidad vuestra relación no esté en su mejor momento y ahora mismo no sepas qué hacer con él/ella. Párate un momento y piensa: Hace unos años, ¿qué hacíamos juntos, cómo disfrutábamos? y repite la experiencia. 
  11. (Lo sé, el título dice 10, pero me salieron 11 y ya tenía la foto editada). Pide ayuda profesional en caso de que lo necesites. Si ves que lo necesitas, que no duermes por la noche, tu ansiedad se dispara, te sientes apática y triste, aumentan los conflictos con tu pareja o con tu entorno… pide ayuda profesional. Sentirse acompañada por un profesional que entiende de qué va esto es maravilloso. Lo digo por experiencia. Aquí puedes leer por qué es importante el acompañamiento psicológico en infertilidad. 
  12. ¡Dios! Me he venido arriba y me sale otra más: háblale a ese embrioncito, cántale (si te sale, claro, hay mujeres que esto no lo terminan de ver, y está bien).  Yo lo hacía. Pensaba lo siguiente: nada más ponérmelo pensaba que ese día al menos unas horas estaría conmigo y que se merecía mis palabras llenas de amor. Le iba hablando también en días posteriores, sobre todo cuando yo estaba de buen humor. Conforme iban pasando los días y  los miedos me venían le decía ¿estás aún ahí? ¡Agárrate fuerte!. Hubieron varios que no se agarraron, pero igualmente se merecieron cada una de mis palabras y canciones donde quiera que se hubieran ido. 

Y ahora cuéntame: ¿Cómo afrontas tú la betaespera? ¿Se te ocurren otras ideas con las que puedas ayudar a otras mujeres? ¿Qué películas o series divertidas recomendarías? Gracias por tu ayuda! Me encantará leerte y responderte. 

Y si estás en betaespera te deseo mucho ánimo y muuucha suerte! ojalá se agarre fuerte y no te suelte la mano nunca. 

Te abrazo fuerte 💚

María Jo sé Barquero

Si crees que con este artículo puedes ayudar a alguien, por favor ¡COMPARTE! Mil gracias 💚